Etiquetas

, , , , ,

CARLOS PARÍS

Ponencia en las “IV Jornadas sobre la cultura de la República española (La guerra)” celebradas  en la Universidad Autónoma de Madrid del 18-21 de abril de  2006

Publicada en el libro “ La República y la cultura”, Coordinado por Julio Rodríguez Puértolas. Ed Akal, Madrid, 2009, pp. 379-387

La sublevación contra el gobierno de la II República, que dará lugar a la guerra civil, se produce en un momento de esplendor de la cultura española.  Dicho florecimiento cultural y la labor en pro de la transformación y ascenso de la educación pública, emprendida por la República, remediando el largo abandono que había padecido la escuela en nuestro país,  fue el objeto de mi anterior intervención en estas jornadas. Que el triunfo franquista  tras los casi tres años de contienda supuso el hundimiento de semejante desarrollo  es algo evidente. Las generaciones que nos formamos  bajo la dictadura nos vimos obligadas a un esfuerzo singular de recuperación de la memoria oficialmente borrada. Y a la tarea de su desenterramiento. Un desenterramiento que, hoy día, se prosigue, aún  más dramáticamente,  no ya en pos de creaciones culturales, sino de cadáveres humanos.

Pero aquel momento- los años de vida de la II República española y su brillo intelectual- presenta, también, una espectáculo de  intensa lucha de clases, en que los sectores populares, el proletariado industrial y campesino, de larga combatividad en nuestro país, pelean por su emancipación.  Y en que toda la crisis de la economía y de la democracia misma recorre Europa, desembocando en los movimientos fascistas o parafascistas como salida. Ello dará a la guerra civil española un alcance que, desde el marco inicial de  nuestros estrictos conflictos históricos, como señala Santos Juliá, ( 1 )  se levantará a un alcance que transciende nuestras fronteras, convirtiendo al escenario español en representación prematura de lo que será la II guerra mundial del siglo XX. Y convertirá a los combatientes por la República en aquellos que “se levantaron antes del alba”, según la bella y épica calificación de Artur London.

Mas allá de nuestras fronteras

Esta dimensión anticipatoria de nuestra guerra como explosión del conflicto que latía en el seno de la sociedad en aquella época, así como el heroísmo y el fervor suscitados en la contienda,   hará que los ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo, especialmente del más próximo a España. y, entre ellos, los intelectuales y artistas tomen posición ante nuestro enfrentamiento bélico. Son muchas, casi incontables.  las páginas de la época dedicadas a la guerra civil española. Y destacadas figuras de la cultura combatieron  en ella. Así los franceses  A. Malraux, y Simone Weil,  participaron en la lucha  a favor de la República, y dejaron plasmado su recuerdo en  la conocida novela L´Espoir de Malraux y en algunas  páginas de Simone.  También Saint Exupery ha legado un conmovedor recuerdo de su visita al frente. Son notablemente lúcidas las alusiones de Sartre en “Los caminos de la libertad”, exaltando al combatiente español en vísperas de su partida para el frente,  así como la  despectiva condena del escritor francés a la traición de las democracias occidentales en Munich. A pesar de los esfuerzos del franquismo por atraer a los católicos franceses, solo tuvieron éxito sus intentos  con Paul Claudel.  Simone Weil, fervorosa cristiana. estuvo en las trincheras republicanas, como acabo de indicar, en Aragón, Bernanos se horrorizó en “Los cementerios bajo la luna” ante las masacres de los sublevados y el filósofo escolástico Maritain abogó por un arreglo del conflicto.

Entre los escritores anglosajones sobresalen por su notoriedad  las figuras de Orwell y Hemingway. El primero de ellos, batiéndose  en el frente de Aragón y participando en las luchas de Barcelona, en las filas del POUM, recuerdos que fijará en su libro “Homenaje a Cataluña”. El segundo fue autor de  una de las novelas más difundidas sobre nuestra guerra  y llevada al cine: “Por quien doblan las campanas”.   Pero también combatieron el poeta Spencer a favor de los republicanos , y, en el otro sector, el sublevado,   Roy Campbell, que peleó en una unidad de requetés y escribió  su libro “El fusil florecido”

He señalado unos pocos aunque importantes testimonios, entre los innumerables  que se podrían aducir. Y especialmente próximos a la visión de la tragedia de España no se puede olvidar a Neruda y a Cesar Vallejo.

Los ideólogos de la sublevación

Pero ¿cuál fue la actitud de los intelectuales españoles, la de nuestra “intelligentsia”, ante la sublevación y la guerra civil? Si pensamos en el hundimiento de la cultura española, a que antes he aludido, producido por el triunfo franquista,  sería lógico pensar que la intelectualidad española se situaría, con clarividencia previsora, unánimemente en el lado de la República, que había potenciado el desarrollo de nuestra cultura y nuestra educación. Pero no fue ésta exactamente la situación.

Por una parte, la mitología fascista con su halo retórico había atraído a algunos escritores como Ernesto Jiménez Caballero, Eugenio Montes, Rafael Sánchez Mazas, éste último preso en la zona republicana. A ellos se unieron figuras como Pedro Laín, Antonio Tovar, Gonzalo Torrente Ballester,  o el poeta Dionisio Ridruejo. El grupo que Umbral ha calificado irónicamente como “los laines” . Un grupo que posteriormente, en la década de los cincuenta, incómodo con la cerrazón de la dictadura, iría abandonando la fervorosa militancia inicial, para evolucionar hacia posturas liberales. Y el voluble Eugenio D´Ors, que había roto lazos con la Mancomunitat y el movimiento catalán, se instaló cómodamente en el mundo de los sublevados, alcanzando a convertirse en gran figura intelectual de la dictadura. En el pequeño Goethe junto al pequeño Napoleón encarnado por Franco, como él mismo, según se cuenta, ironizó.   Y,  naturalmente, el sector católico conservador y contrario a la República con mediocridades, como Pemán, ocupó un lugar destacado en el nuevo Estado que se formaba, dirigiendo con Ibáñez Martín como Ministro, la nueva y reaccionaria política educativa, tras el fugaz paso por la cartera de Pedro Sainz Rodríguez . Fugaz, pero memorable, pues según he oído, cuenta se permitió calificar a Franco de “Napoleón de casa de huéspedes”.

La universidad camina al exilio

Pero lo importante, a efectos de esta comunicación en las Jornadas,  no es atender a este intento de equipamiento cultural  de los sublevados, aunque esta realidad y su evolución sea digna de estudio, sino a lo que ocurrió en la zona fiel a la Republica, que cubría la parte más importante del territorio español con Madrid, Barcelona, Valencia y en que se encontraban asentadas la mayoría de las figuras destacadas en  nuestra cultura. Un acontecimiento de importantes dimensiones fue la salida de toda una pléyade de profesores e investigadores, algunos políticamente comprometidos con los movimientos de izquierda, otros cuya sola lealtad a la República les forzó a salir de España. Entre ellos en el campo de la historia Claudio Sánchez Albornoz y Américo Castro, en la crítica y ensayo literario, Sánchez Barbudo o Francisco Ayala, en las ciencias físicas Cabrera o Duperier,  Emilio Mira López en Psicología, en el terreno jurídico Jiménez de Asúa, Luis Recasens Siches, Wenceslao Roces, traductor de El Capital.  En matemáticas Flores de Lemos, que se encontraba trabajando en los EEUU, volvió a España para luchar en el frente y permaneció tras la guerra, aunque apartado de la Universidad, como otro importante matemático Gallego Díaz, también significado en las izquierdas. En el mundo del pensamiento filosófico emigraron figuras como Juan David García Bacca, José Gaos, Eduardo Nicol, Xirau, María Zambrano. A ellas hay que añadir los nombres de  Adolfo Sánchez Vázquez y Ferrater Mora, que, entonces jóvenes miembros de la última generación,  participaron en la contienda en el frente de batalla y se unieron a esta emigración para  desarrollar su importante contribución a la filosofía en el exilio mejicano de Adolfo o de Ferrater en los EEUU.  Fue todo un movimiento que dejó en gran parte desierta la Universidad española, abriendo un espacio que fue aprovechado  por mediocres figuras conservadoras obscurecidas en la etapa republicana. Pero que, en cambio, supuso una aportación decisiva para los países de acogida, especialmente los iberoamericanos, en cuyo desarrollo cultural el exilio dejó indeleble huella. Personalmente recuerdo la emoción con que hace años me declaraba  Leopoldo Zea, que había tenido a Gaos como maestro.

Los grandes maestros

Tal fue la peripecia de importantes profesores, investigadores,  científicos que, desde sus diversos campos, servían al desarrollo de nuestra cultura y nuestra Universidad y que, nacidos   a principios de siglo o a fines del XIX, se encontraban en la iniciación de su madurez al estallar la guerra civil. Pero ¿qué fue de los grandes maestros que en las generaciones del noventa y ocho y en la novecentista o generación de 1913 se habían dirigido a la sociedad  española tratando de orientar su destino?  Las figuras más destacadas de dichas generaciones, que ya en el momento de la sublevación habían alcanzado un alto grado de notoriedad tanto en España como más allá de nuestras fronteras y estaban rodeadas de un gran respeto en la opinión pública.

La actitud de Unamuno se configuró,  a tono con su carácter, rotunda y claramente,  y es bien conocida. En un principio se pronunció a favor del alzamiento. Pero, al comprobar su barbarie, rectificó pública y arriesgadamente, enfrentándose con Millán Astray  en el  acto del 12 de octubre en el Paraninfo de la Universidad. Lo que no podía suponer el bueno de Don Miguel es que, largo tiempo después, las  palabras por él pronunciadas en aquella ocasión, “venceréis pero no convenceréis”, iban a ser secuestradas y utilizadas en Salamanca con intención opuesta a aquella con que se produjeron, tratando en dicha manipulación de defender  el expolio de documentos apropiados por los vencedores en  la guerra civil. Los últimos  meses de la vida de Unamuno, rechazado por la sociedad que le rodeaba, favorable al golpe,  fueron de aislamiento y en ellos redactó, debatiéndose con su eterna angustia, las páginas tituladas “Sobre el resentimiento trágico de la existencia”, llenas de amargura y que no sé si fue oportuno dar a luz.

Ramiro de Maeztu, que, buen conocedor de Marx en su primera etapa, había evolucionado hacia actitudes derechistas con el grupo de la Revista “Acción Española” fue fusilado en la zona republicana, Entre las otras personalidades del noventa y ocho supervivientes en el momento de iniciarse la contienda, es de destacar la ejemplaridad de Antonio Machado solidario hasta la médula con la legalidad de la República y con el pueblo en armas.

¿Y Baroja? Quizá se pregunte el lector de estas líneas. El escritor vasco formó parte del grupo que volvió las espaldas a la defensa de la República junto a Azorín, Marañón, Ortega, Pérez de Ayala. El quinteto que Jordi Gracia califica como “ liberales desarbolados”,  y cuya peripecia ha sido documentada y analizada en los últimos tiempos por diversos estudiosos, como Andrés Trapiello, el mismo Jordi Gracia, que acabo de nombrar y José Carlos Mainer. ( 2 )

El giro de Ortega es exactamente inverso al de Unamuno. Primeramente firma un escrito de adhesión a la República, después se desdice de él. El escrito a que aludo es un documento de lealtad al gobierno legítimo, fechado el 30 de julio de 1936. Junto a  Ortega, rubrican el manifiesto Marañón, Pérez de Ayala,  Ramón Menéndez Pidal, Antonio Marichalar, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez. Redactó el manifiesto  y gestionó las firmas la Alianza de Intelectuales Antifascistas constituida en el día siguiente a la rebelión- el  “glorioso alzamiento” según la terminología franquista-  y de la cual formaban parte José Bergamín, María Zambrano, Arturo Serrano Plaja, Rafael Alberti, Luis Cernuda. Pero, después, Marañón, Ortega Pérez de Ayala y Ramón Menéndez Pidal, desautorizan sus propias firmas, “alegando” coacción, sin avergonzarse de tal confesión de cobardía, (3).

. Especialmente escandalosas al respecto son las afirmaciones de Ortega. “Mientras en Madrid los comunistas y sus afines obligaban bajo las más graves amenazas, a escritores y profesores a firmar manifiestos, a hablar por radio, etc., cómodamente sentados en  sus despachos o en sus clubs,  exentos de toda presión, algunos de los escritores ingleses firmaban otro manifiesto donde se garantizaba que esos comunistas y sus afines eran los defensores de la libertad”(4). Tal perversa tergiversación de la realidad, cómica si no fuera trágica, es escrita por Ortega en el “Epílogo para ingleses” de su “Rebelión de las masas”. Ni todos los que solicitaron su firma, como María Zambrano, que parece ser, como discípula suya, intervino en la gestión, eran militantes comunistas y ,en ello, Ortega parece seguir la pauta del franquismo, cuando calificaba de comunistas a todos sus enemigos. Ni, evidentemente, los comunistas se encontraban tan cómodamente apoltronados en hipotéticos clubs, sino que se jugaban la vida defendiendo a la República. La varita mágica de la prosa orteguiana consigue una insidiosa transformación de la realidad, digna de “El retablo de las maravillas”.

Pero, además, semejante inversión de la tragedia es presentada, desdeñosa y pretenciosamente, como un ejercicio de responsabilidad, cuando en la misma página quiere dar una lección a los intelectuales de  la época. “Desde hace muchos años me ocupo en hacer notar la frivolidad y la irresponsabilidad latentes en el  intelectual europeo, que he denunciado como un factor de primera magnitud entre las causas del presente desorden”. Al parecer la responsabilidad consistiría en apoyar un golpe  contra un gobierno legítimo.

Y los sublevados realizaron con éxito toda una serie de maniobras para atraer a su campo propagandístico a las figuras de Marañón, Baroja, Azorín, Pérez de Ayala. Que pronto empezaron a hacer declaraciones y firmar artículos adhiriéndose al bando sublevado. Y llegaron al extremo de propugnar la necesidad de derrotar por completo, sin concesiones, a las fuerzas republicanas, como único final admisible de la contienda.

La defección de un sector

¿Cómo se explica esta defección, de la cual ciertamente no participaron todos los que podemos designar como “liberales”?  Otros liberales navegaron sin perder la arboladura en aquella tormenta.  El intento de responder a la pregunta que acaba de surgir inevitable abre un importante campo de reflexión.

En primer lugar es de notar el valor revelador de las situaciones límite. No es cierto, como pretendía Rommel, que la guerra sea el acto culminante de la existencia humana.  Por el contrario, representan las guerras,   junto a la inmolación de víctimas y el destrozo material,  un fracaso de la convivencia y la solidaridad humanas, que pueden encontrar realizaciones opuestas al encuentro bélico y  mucho más altas que él. Pero  sí es verdad  que la conmoción bélica, una vez desencadenada, como caso paradigmático de las situaciones límite- tan estudiadas por la filosofía existencial de Jaspers- saca a luz  profundidades ocultas en los subterráneos de nuestro ser. Desvela nuestra autenticidad. Hace aflorar aquello que latía en nuestro  hondón anímico, soterrado bajo la facilidad de la vida cotidiana . Ponen  a prueba, las situaciones límite,  la firmeza de nuestras convicciones y de nuestros sentimientos. Se convierten en piedra de toque de nuestra ética. En la violencia máxima que acompaña a la guerra con  la presencia masiva y la amenaza individual de la muerte, con el sufrimiento, irrumpe lo más vil y también lo más noble del ser humano. Y la tensión que produce, con su cortejo de vivencias, es capaz de convertirse en fuente de creación.

Naturalmente todo ello no sólo está modulado sino radicalmente transformado en función del sentido que posee una guerra.  Puede ser producto de meros intereses miserables, de carácter mezquino, como la reciente invasión de Irak o resultar del choque de magnos proyectos históricos y de opuestas concepciones de la vida. Y este último  fue el caso de la guerra civil española. Se ha dicho, a veces, con acentos retóricos, y no enteramente exactos,  que era la última guerra romántica.

Y, ciertamente, aunque tras la sublevación latían los fuertes intereses económicos del capitalismo, y la aspiración de los militares sublevados  por convertir a España en un cuartel, es verdad, también,  que su estallido movilizó ideologías y credos que arrastraron masas enteras  a un  combate  heroico. Y conmocionó las fibras más profundas de los ideales enfrentados. De una parte la mitología tradicionalista y fascista, de otro, el afán de justicia, “el pan de mis hermanos” como oyó gritar Sainto Exupéry en las trincheras republicanas, en aquellos duelo de invocaciones, en que se desafiaban los servicios de propaganda de unos y otros. Y esta vibración generó importantes creaciones culturales. Especialmente altas en el bando leal, tanto desde el punto de vista de los ideales, como de la categoría estética de la creación.  Recordemos una vez más en este  bando los carteles de la guerra civil obra entre múltiples artistas de Bardasano, de Arnau, o la poesía suscitada por la contienda .

Y ello nos conduce a una nueva reflexión  ¿cuál fue el auténtico fondo de la guerra civil española? Me he referido en el nivel superestructural, al contraste de ideologías, pero, decisivamente, bajo la oposición ideológica constituyó  la guerra del 36 al 39 una lucha de clases armada. Rotos los mecanismos democráticos, fue el proletariado obrero y campesino el que asumió la parte decisiva en el enfrentamiento con la sublevación. Dirigido especialmente por el movimiento anarquista- que planteaba la realización inmediata de la revolución colectivista-  y  por los comunistas -que cifraban su objetivo primordial en la defensa de la República. Se asistió, entonces,  a la irrupción del pueblo en armas en el panorama de la vida española e internacional. Al levantamiento de un improvisado  ejército popular. Y, en él,  hombres salidos del pueblo como Lister o El Campesino se convirtieron en generales, junto a los mandos fieles a la República y a comunistas con preparación científica, cual Tagüeña.

Representaba tal protagonismo un desafío para el mundo de los intelectuales, integrado mayoritariamente, casi totalmente, por personas  de las clases medias o altas. Y también para los sectores que confiaban el progreso de España al mero desarrollo de la democracia y sus mecanismos. La República ha sido definida muchas veces como “República de los intelectuales”. Pero, desde el triunfo del Frente Popular, los partidos obreros ascendían al poder Y esta visión del pueblo en armas defendiendo la legalidad republicana, pero, al par,   anunciando la revolución se convertía, asimismo,  en  un reto  para las democracias occidentales de carácter burgués. La crisis de la democracia era un lugar común en los años treinta, había desembocado en las revoluciones socialistas y en la reacción fascista ante ellas. Y en este momento las masas asumían la parte principal en el combate contra el fascismo.  ¿Cómo conducirse ante este desafío?

El intelectual aislado del movimiento obrero y campesino

Al llegar a este punto, resulta necesario subrayar un importante rasgo de nuestra vida intelectual y política desde la mitad del siglo XIX  hasta el momento que estamos evocando, y que abre el horizonte adecuado para situar los hechos que contemplamos. Es la situación a la cual ya me he referido en mi  intervención del pasado año en estas Jornadas, al comentar la educación y la cultura en España durante los años de la República anteriores a la guerra civil.  Se trata de un análisis sobre el cual resulta necesario volver. España había logrado el florecimiento intelectual a que me he referido al principio de este análisis. Sobre su suelo había brotado también paralelamente un combativo movimiento obrero y campesino. Pero ambos desarrollos habían estado decisivamente incomunicados.

No  pretendo que el intelectual español estuviera encerrado en su torre de marfil. Por el contrario, desde Larra, tiende la vista sobre la sociedad que le rodea. Trata de criticarla y despertarla. La generación del noventa y ocho vibra en el dolor de España, la de Ortega se propone situar nuestra sociedad “a la altura de los tiempos” y, aún más ampliamente, el pensador madrileño aspira a afrontar la crisis de la cultura occidental. La Institución Libre de Enseñanza pretendía la renovación del país a través del desarrollo de la educación y de la ciencia.

En este marco el intelectual se veía poseído por la misión de ser maestro de nuestra sociedad o  “profeta”, en la terminología orteguiana. Pero, sobre este resurgir intelectual español y sus aspiraciones reformadoras  gravitaba una tradición idealista, desde el krausismo, y operaba la que suelo designar como “ilusión intelectualista” de la Ilustración.  La limitación de horizontes del intelectual, que,  desde el ejercicio de su práctica propia, convierte las ideas puras y su difusión en el instrumento de la transformación social. La sátira de Marx sobre el sujeto que se ahogó, por pensar que para flotar bastaba con desterrar la idea de gravedad de su cerebro, encuentra trágica aplicación aquí, en el naufragio de intelectuales en medio de la tempestad levantada. Y la misma figura de  Azaña, a pesar de sus méritos como escritor, pensador y orador, y de su compromiso, al haber descendido a la arena política,  no escaparía a esta crítica, tal como expuse el pasado año.

Cuando estalla la revolución rusa, se había producido una amplia penetración  del marxismo en este país, la cual, impregnaba no sólo a las máximas   figuras que dirigieron la revolución, sino también a gran parte de la intelligentsia. La revolución china había sido dirigida por un gran intelectual, profundizador del marxismo, como Mao. En diversos países europeos, Alemania, Austria, Italia, Reino Unido habían surgido importantes pensadores que alimentaban su pensamiento en la obra de Marx y Engels.  En España, en cambio, la difusión de la obra de Marx- Engels había sido muy escasa hasta que en la II República alcanza términos masivos. Y no es cuestión sólo del alejamiento  de la obra de Marx, la obnubilación para percibir la lucha de clases y el desconocimiento de los mecanismos económicos que mueven la historia, situaba en un remoto planeta a algunos de nuestros más ilustres intelectuales, a pesar de su pretensión directiva de la sociedad española. Nada más expresivo que el modo en que Ortega alude al ascenso de las masas a lujos antes, para ellas, prohibidos, al  publicar su Rebelión de las masas en plena crisis económica, en 1930, aunque la redacción original fuera de 1926. Y esta es la situación, cuando en España  el pueblo se levanta en armas tratando de crear el mejor futuro. Y así asistimos a la reacción ante este espectáculo que oscila entre el terror y la incomprensión. “No es esto,   no es esto” podrían volver a gritar.

Los intelectuales unidos al pueblo. La cultura revolucionaria

Como antes he indicado, las situaciones límite conmueven las fibras más profundas de nuestro ser y sacan a luz nuestra sensibilidad más profunda. Si algunos intelectuales se retiraron ante la visión del proletariado obrero y campesino empuñando el fusil, otros vieron la grandeza de esta gesta popular y se sumaron a ella con entusiasmo.

Recordemos un texto de María Zambrano,  justamente discípula de Ortega,  en carta a Rosa Chacel.  Después de haber lamentado la diáspora de intelectuales españoles, afirma- con un grito, pues escribe la frase  entre interjecciones- : “!Yo me quedo aquí!” Y prosigue, aludiendo a su marido:  “Alfonso hecho una maravilla de Comisario Político en el frente de Levante (…) luchando por la sagrada independencia de la Patria, como dice él. Como digo yo, como dice nuestro Presidente Negrín, como es. No hay más en este momento que la Patria, que España exista, en nuestra sangre, en nuestros huesos, en nuestro pensamiento, en nuestras cenizas. Que exista. ¿Leíste la “Oda a la Patria” de Cernuda?  Es una maravilla y Luis también” (5).

Notemos, de pasada, el entusiasmo con que se habla de España, que es oportuno recordar en estos tiempos, en que vergonzantemente se evita el nombre de España sustituyéndolo por la ridiculez del de “Estado Español”, cual  si España hubiera sido una invención del franquismo. Y recordemos que los partes de guerra republicanos hablaban de sus tropas como las “fuerzas españolas”, frente a las franquistas calificadas de “invasoras”. No dejó de aflorar en ocasiones el recuerdo de la guerra de Independencia, también profundamente popular.

Y el íntegro  Machado, fiel a la República hasta la muerte, dirá por boca de Juan de Mairena:  “La patria es en España un sentimiento esencialmente  popular, del cual suelen jactarse los señoritos. En los trances más duros, los señoritos la invocan y la venden, el pueblo la compra con su sangre y no la menta siquiera. Si algún día tuvierais que tomar parte en una lucha de clases, no vaciléis en poneros al lado del pueblo, que es el lado de España,  aunque las banderas populares ostenten los lemas más abstractos. Si el pueblo canta “la Marsellesa”, la canta en español. Si algún día grita: ¡ Viva Rusia!, pensad que la Rusia de este grito del pueblo,  si es en guerra civil, puede ser mucho más española que la España de sus adversarios” (6).

El mismo Juan Ramón, a pesar de su lema “a la minoría siempre”, se sumerge con entusiasmo en la vigorosa oleada popular en un texto publicado en “Guerra en España” : “ Si soy individualista como buen andaluz y buen español … es por comprensión de mi pueblo.  No exaltaré nunca lo menos popular de mi pueblo, lo que “aprende y copia” tristemente de la vulgaridad de nuestras clases, sino lo más sensitivo y lo más noble de su corazón y su cabeza. Y, hoy más que nunca, testigo palpitante de su vida y de su muerte, estoy convencido de que el pueblo es la mejor parte, la semilla más pura y la verdadera esperanza de España. Es necesario estar ciego o querer estarlo para no verlo así.” (7)

Y, si pensamos, ahora, en la última generación llegada al  escenario cultural, es preciso decir que la mayor parte de la generación del veintisiete ardió en el entusiasmo ante el heroísmo de la lucha popular y sus altas aspiraciones. Lo que no comprendió gran parte del pensamiento lo sintió y cantó la poesía y lo plasmó el arte plástico,  Y surgió de las entrañas del pueblo, de la solidaridad de intelectuales y proletarios una cultura nueva y viva. Que abandonaba el invernadero de la cultura tradicional- que he comentado en mi libro El rapto de la cultura- para asentarse en la tierra abierta y común de la solidaridad. Una cultura popular que no era la degradada cultura popular de los tiempos estables, criticada por Gramsci, sino una cultura revolucionaria. Forjada en el fuego del combate y la revolución.

A ella responden entre otros los poemas de Miguel Hernández, de Machado, de Neruda. De Cesar Vallejo. Y en el terreno plástico la inmortal Guernika, junto a la obra de los grandes cartelistas, Bardasano,  Arnau, Lloveras, Morales, Parrilla, Pedrero, Cañavate, Briones, Hernanz, Oliver, Cluselles, Prieto, Amster, Ontañón, Girón, Cantos, Pedraza, Wila, Espert, Tono, Garay, Monleón, Augusto, Ballester, Yturzaeta, Martín, Carnicero, Babiano, Fergui, Bagaría, Garrán, Abril, Puras, Isacar, Huertas

Y es de notar en esta obra plástica la exaltación no sólo del heroísmo bélico sino de la cultura. Así la importancia de la alfabetización. “Enseña a leer a tu compañero”, “El que sabe leer puede ser mejor soldado”, “El analfabetismo ciega el espíritu- Soldado instrúyete”,  “Guerra al analfabetismo” son lemas proclamados en algunos de los carteles (8). Lo que no habían hecho los gobiernos conservadores, olvidando al pueblo se pretende ahora, convirtiendo las trincheras en escuelas, bajo el fuego. Aún más ampliamente, se afirma que “la cultura es un arma más para combatir al fascismo” (9) como reza otro de los carteles. Y es fuente de salud “La claridad de la inteligencia es la salud” podemos leer también en otra de estas obras.

Fue aquel, pues, un momento de esplendor de la cultura española, de un innovador esplendor, en que la cultura, más allá de sus convencionales círculos, se unía al pueblo y al brío de la revolución anhelada. Recordarlo y exaltarlo es un acto de justicia histórica. Pero no para rendirle un homenaje póstumo, sino para ver, en la  evocación  de aquella breve y conmovedora etapa,  el anuncio de la tarea que debemos proseguir en la III República y en la creación de un mundo nuevo.

Notas

(1)  Juliá S, “República y guerra en España”, Ed. Espasa Calpe S.A., Madrid, 2006, Introducción, p. P. XVIII- XIX

(2) Trapiello A. “Las armas y las letras. Literatura y guerra civil” Ed. Planeta Barcelona, 1994, Gracia J. “La resistencia silenciosa. Fascismo y cultura en España”, Ed Anagrama, Barcelona, 2004, Mainer, J.C. “Años de vísperas. La vida de la cultura en España”, Ed. Espasa Calpe, Col. Austral, Madrid, 2006)

(3) Gracia, J. Op. Cit. p. 48,49

(4) Ortega y Gasset, J. “La rebelión de las masas”, “Epílogo para ingleses” en O.C. Revista de Occidente, Madrid, 1955, tomo IV, p. 306

(5)  Zambrano, M. “Los intelectuales en la guerra de España y escritos de la guerra civil”   Editorial Trotta, Madrid, 1998, p.211

(6)  Ibid  p. 106

(7) Véase :  Mainer, pp. 149,150

(8) Cfr. “Carteles de la guerra civil”, Ed, Fundación Pablo Iglesias, Barcelona, Madrid, 2004, p.98

(9) Ibid. p.86

(10) Ibid. p.105

Anuncios